Relatos de medianoche: leyendas de Vallarta-Nayarit " />

Relatos de medianoche: leyendas de Puerto Vallarta y Riviera Nayarit

La medianoche es oscura y esconde demasiados misterios; es la hora perfecta para contar historias y leyendas de nuestro destino. Durante la última semana de octubre estaremos subiendo relatos sobre Puerto Vallarta y Riviera Nayarit, para ambientarnos un poco a Halloween y Día de Muertos.

1- Playa Los Muertos

2- “El Gentil”

3- El Charro Negro

4- La Bruja de Ixtlahuahuey

 

_______________________________________________________________________________________

Playa Los Muertos

playamuertos

¿Conoces el porqué del nombre? Los Muertos es una de las playas más visitadas y conocidas por los turistas y locales en Puerto Vallarta. Existen tres leyendas populares que hablan sobre a qué se debe este nombre, te las presento a continuación:

1.- La primera habla de una gran batalla desarrollada en este lugar. En la antigüedad llegaban piratas al puerto, desembarcaron y se dedicaban a robar todo lo que podían de los pobladores. Constantemente se presentaban batallas entre habitantes y piratas; una de estas llegó a ser muy grande, se dice que fue como una guerra, donde hubo demasiados muertos de ambos bandos; es por esto del nombre de la playa.

2.- Se cuenta que en algún tiempo, esta playa fue un panteón; pero cuando la ciudad se pobló y creció, tuvieron que construir otro cementerio alejado de la ciudad. Por esta razón se quedó el nombre de playa Los Muertos.

3.- La última es la mejor, trata de piratas. Se dice que cuando Puerto Vallarta era un pequeño puerto, muchos piratas venían a esconder tesoros los cuales eran enterrados en esta playa. Solo el capitán conocía la localización exacta de estos. Un día lo olvidó, se fue a buscarlos pero no encontró nada. Al estar desesperado, mandó a toda su tripulación a buscar sus tesoros. Después de largas horas de búsqueda, uno de ellos encontró la gran la fortuna del capitán. Su avaricia tomó posesión de él y no quería decir nada para quedarse con todo; al darse cuenta de esto, los otros piratas y el capitán lucharon por el botín. De la pelea ninguno sobrevivió, los pobladores al ver todo los rastros de muerte en la playa decidieron llamarla así: Los Muertos.

 

Leyenda “El Gentil”

Esta leyenda es originaria de la región de Boca de Tomates, en Puerto Vallarta, Jalisco. Cuenta la historia de Pancho Jiménez, un señor que creía profundamente en las anécdotas que relataban sus conocidos sobre un gentil, un híbrido de humano y pez que medía casi 2 metros de altura.

Sus amigos, Sabino Rhon y Tiburcio Leyva, le contaron que una mañana, durante su rutina de pesca frente a las playas de Jarretaderas, vieron al gentil al cual intentaron atrapar con una atarraya, sin embargo, este intentó defenderse pero Sabino le clavó un machete en el pecho, provocando que huyera junto con la red. Los hijos de Sabino, Tico y Julián, también afirmaron haberlo visto de lejos, pero al acercarse, se escondió bajo las olas del mar dejando unas huellas de pato gigante en la arena. Otra historia cuenta la experiencia de “Botillas” y “Chinto Cabrestero”, quienes una noche colocaron unas trampas para las jaibas. Lo que obtuvieron fue un enfrentamiento contra esta criatura, a quien lograron espantar con unas antorchas de trapos.

Un día, Pancho Jiménez (apodado “Pacho Mentiras” porque nadie le creía), por fin vio al gentil en las peñas frente a la Cruz de Huanacaxtle. Este ser extraño de piel verde y escamosa, estaba sentado en las rocas, tomando el sol… y tenía el machete en su pecho, el que Sabino le habría encajado años atrás.

Pancho regresó a casa y decidió callar. Su esposa insistió en que le contara lo que le sucedía y lo hizo. Ella, a su vez, les contó a sus hijos, pero siguieron dudando de su palabra. Se dice que a partir de este día, el gentil hizo sus apariciones fugaces en Quimixto, Bucerías, Mismaloya o Punta de Mita.

Pancho decidió ir a buscar al gentil de nuevo pero no regresó a casa. Al tercer día encontraron su canoa en el centro de la bahía y lo dieron por muerto. Pensaron que, inmerso en su locura, se habría arrojado al mar. Después de 15 días de su desaparición, Pancho se reveló en los sueños de su nieta Delgadina, diciéndole: “No sé dónde he estado, ni si podré regresar. Estoy bien, no se preocupen. Soy dichoso. Me divierto asustando gentiles en un mundo de luces y reflejos donde, al igual que yo, todo es de cristal”.

 

Leyenda del Charro Negro

charronegro1

El charro negro es una de las apariciones más temidas del folklor nacional.

Ten cuidado al caminar por las zonas rurales de México, se dice que en las tinieblas de la noche hace aparición una sombra. Esta sombra es de un hombre vestido con un traje de charro completamente negro; montado en un caballo del mismo color, con pelaje reluciente, pero sus ojos son tan aterradores que parecen lanzar fuego infernal.

Algunas personas dicen que al momento de estar lo bastante cerca, puedes notar el color de su piel, completamente blanca; cubre su cara y ojos con las amplias alas de su sombrero; y que en sus manos (con dedos huesudos y uñas largas) carga una bolsa llena de monedas de oro, que ofrece a los caminantes. Nadie se anima a aceptarlas, por el temor de lo que tendrán que dar a cambio.

Otros cuentan que es una persona muy amable, empieza la plática y llega un momento en que te ofrece un aventón. Si aceptas, se adentra contigo a la oscuridad de la noche y desaparece. Si no, simplemente se va cabalgando.

En el Cerro de la Villa, un habitante del pueblo Tolimán, Jalisco, lo vio. La aparición ocurrió en un ojo de agua cerca de este cerro. Aquí, varias personas han asegurado ver una sombra de un charro a caballo por los alrededores de la Riviera Nayarit y Puerto Vallarta.

 

La Bruja de Ixtlahuahuey

Esta leyenda es originaria de la localidad de Ixtlahuahuey, situado en el municipio de Cabo Corrientes (en el estado de Jalisco).

Cuentan los viejos del pueblo que hace muchos años existió una bruja que hechizaba a los hombres para que estuvieran con ella. También las mujeres acudían a sus servicios para que hiciera algún trabajo oscuro. En las fiestas de El Tuito se convertía en un búho de negro plumaje, alzaba el vuelo y al llegar a la celebración se convertía en una hermosa joven que a los hombres hipnotizaba con su belleza.

De cabello negro como la penumbra y de piel canela, Elisa llevaba a los hombres a la locura. Las ancianas que la conocieron decían que sólo necesitaba una piel de tigre para volverse inmortal.

Cuentan las malas lenguas que pasó el tiempo y llegó su hermana, Fernanda. El odio entre ellas se volvió más evidente, el día en el que las dos se enamoraron de un soldado español sin nombre, y este, con descaro, estaba con las dos.

Fernanda, llena de rabia, juntó a los pobladores para revelar el secreto de cómo matar a Elisa y era quemarla en una hoguera. La última petición de Elisa fue que le llevaran el pequeño cofre que estaba dentro de la casa. Cuando se lo llevaron, se lo arrojaron a la hoguera donde lentamente ardía.

De las cenizas emergió un búho negro; cada que se aparece es un augurio de muerte.

leyendas mexicanas - el charro negro - puerto vallarta
 
Relacionados

Selección del editor

https://buenfin.velasresorts.com/?utm_source=VNBlog&utm_medium=display&utm_campaign=buen_fin